Cosas que ya no se ven

Esta mañana he visto el camión del butano en pleno reparto. Hacía muy mucho que no veía uno, recuerdo cuando antaño sonaba el golpeteo de las bombonas contra las barras del camión, y la gente asomándose a la ventana: ¡una al cuarto! ¡dos al tercero!
Hoy al traqueteo característico le acompañaba el grito del butanero: ¡butanooooo!
Estando en el siglo XXI, en un pueblo de tamaño ya grande como es Barakaldo, se hace raro oir estas cosas, con gas ciudad, y un uso extendido de sistemas eléctricos, pero no hace demasiados años, al butanero le acompañaban en sus recorridos los colchoneros laneros desde la furgoneta, o el mítico afilador, que tocaba una especie de flauta para avisar que estaba en el barrio.
Parezco un abuelete hablando de estas cosas, aunque no ha pasado tanto tiempo como digo, pero ya son profesiones del siglo pasado.

4 commentarios:

Yuni dijo...

La verdad es que tienes razón... aunque bueno, aquí donde vivo viene todos los días el panadero XDDDD

bueno y dos días a la semana viene un camión con varias cosas de comida para comprar... el pescadero, el heladero.... XDDDDDDDDD

Javier Quintana dijo...

En mi casa hemos quitado el butano hace cuatro meses. Y no hace mucho oí la flauta del afilador... será que en Santurtzi estamos más atrasados que en Barakaldo, o que vivo atrapado en un bolsillo espaciotemporal viejuno...

Jean C. Cagigas dijo...

Pues yo sigo con la bombona de butano xDD y al afilador de vez en cuando también le suelo oir =D
En ciudad la verdad es que si, es jodido ver cosas de esas ya ^^! una pena --__--

Damaramu dijo...

Me alegran los comentarios en el blog, sobre todo después de tanto tiempo sin postear ^^
Gracias!

Busqueda de errores